Las soluciones descentralizadas juegan un papel en la restauración ecológica

Jul 7, 2022
 by Seven Seas News Team

Muchas islas tropicales vierten aguas residuales no tratadas directamente en el medio ambiente, lo que puede perjudicar las economías basadas en el turismo. La descentralización puede llevar el tratamiento del agua y de los efluentes incluso a zonas remotas.

Las plantas de tratamiento más pequeñas ayudan a que el agua de primera necesidad y los efluentes sean más viables

El tratamiento descentralizado de agua y efluentes es una alternativa al modelo de infraestructura centralizada dominante, que generalmente utiliza una planta de tratamiento a gran escala para servir a un municipio y sus áreas periféricas. Con frecuencia, la planta está a millas de distancia de sus clientes más lejanos, y esta distancia puede ser problemática.

Por el contrario, el modelo descentralizado utiliza plantas más pequeñas colocadas en la fuente de necesidad para manejar la misma capacidad. El tratamiento descentralizado tiene muchas ventajas, no solo en términos de resiliencia y costo, sino también para el medio ambiente. ¿Qué tiene que ofrecer exactamente la descentralización?

Ampliación del tratamiento

La descentralización puede ampliar el tratamiento llevándolo a lugares que actualmente vierten sus efluentes en el medio ambiente sin tratamiento. Muchas comunidades más pequeñas y remotas simplemente tienen dificultades para recaudar capital para construir o conectarse a sistemas centralizados. A menudo, no hay una alternativa fácil para la descarga de efluentes no tratados.

Por ejemplo, una estimación reciente sugirió que entre las islas del Caribe, el 80% de los efluentes no tratados se descargan, causando un daño incalculable a los ecosistemas de arrecifes tropicales sensibles, así como un daño económico a las economías turísticas potenciales.

El gasto que pone la infraestructura centralizada tradicional fuera del alcance se debe en gran parte a las extensas tuberías que requieren. Sin embargo, las plantas descentralizadas más pequeñas pueden ubicarse directamente en la fuente de la necesidad, eliminando las obligaciones de la tubería. Con la descentralización, la protección del medio ambiente es posible para un grupo de comunidades y regiones en rápida expansión.

Beneficios de la reutilización del agua

Mantener el tratamiento local también permite una reutilización segura de los efluentes donde antes nunca fue posible. Si bien algunas comunidades utilizan efluentes no tratados para el riego agrícola, esta práctica conlleva graves riesgos para la salud pública. Sin embargo, el alto coste de una tubería de retorno desde una planta de tratamiento central sería prohibitivo.

Tratar el agua localmente con una planta pequeña y descentralizada permite la reutilización segura del agua para una larga lista de aplicaciones no potables, desde riego agrícola hasta descarga de inodoros. La reutilización aumenta virtualmente el suministro de agua disponible para las comunidades, lo que a su vez alivia la demanda de sistemas naturales. Las aguas superficiales y subterráneas naturales pueden entonces recuperarse del uso excesivo, lo cual produce efectos positivos en cascada para la restauración del ecosistema.

Desalinización descentralizada

El suministro constante de agua dulce producida por desalinización puede prevenir o revertir el agotamiento de las aguas superficiales y subterráneas naturales de las que dependen los ecosistemas.

Con un análisis de impacto cuidadoso y una ubicación adecuada, también se pueden minimizar los impactos en los ecosistemas acuáticos. La planta Point Fortin en Trinidad, de Seven Seas Water Group, por ejemplo, es más grande que una planta descentralizada típica y descarga más salmuera, sin embargo, aún ha sido aclamada por sus impactos ecológicos mínimos.

También deben tenerse en cuenta los efectos positivos de la desalinización descentralizada para los ecosistemas terrestres. En la isla mediterránea de Malta, por ejemplo, la dependenciade desalinización a pequeña escala y reutilización de efluentes protege los frágiles ecosistemas de la isla evitando el uso excesivo de las aguas subterráneas naturales, lo que puede ayudar a prevenir la intrusión de agua salada en los acuíferos.

Además, los malteses han encontrado que la salmuera vertida a partir de sus plantas más pequeñas es menos problemática para los ecosistemas marinos.

Escalas más pequeñas y nuevos modelos de financiamiento

El tamaño más pequeño de las instalaciones descentralizadas por sí solo hace que los proyectos sean más prácticos, con equipos más pequeños, un conjunto más pequeño de intereses políticos en conflicto, y la oportunidad de usar equipos modulares que pueden simplificar la construcción y reducir los costos. Pero incluso contando los importantes ahorros asociados con las plantas descentralizadas, la infraestructura hídrica sigue representando un gran compromiso de capital.

Afortunadamente, los modelos de financiamiento como los modelos de asociaciones público-privadas (P3), construir-poseer-explotar (BOO por sus siglas en inglés) y construir-poseer-explotar-transferir (BOOT por sus siglas en inglés) pueden hacer que la infraestructura actualizada sea una realidad para las entidades subcapitalizadas.

Water-as-a-Service® de Seven Seas ofrece P3, acuerdos basados en el rendimiento de BOO y BOOT para llevar el tratamiento descentralizado a las áreas menos atendidas. Los ecosistemas saludables pueden coexistir con economías saludables a través de la descentralización. Contacte a Seven Seas para averiguar la forma de hacerlo.

Loading...